Gobierno de Puerto Rico persigue un préstamo de $2,000 millones

Gobierno de Puerto Rico persigue un préstamo de $2,000 millones

Según un blog publicado en el New York Times

El Gobierno de Puerto Rico anda en busca de un préstamo en el mercado de bonos municipales por $2,000 millones, según informó ayer, martes, un blog del periódico The New York Times.

 

Pero la cantidad del préstamo no es lo más destacado en el artículo, escrito por Michael Corkery en la sección “Deal B%k”, sino el elevado precio que tendrá que pagar el Gobierno por obtener la suma solicitada.

El escrito detalla que un informante que conoce de la transacción y cuyo nombre no fue revelado, advirtió que las conversaciones para obtener el préstamo son “fluidas”. Sin embargo, dijo que “la deuda podría llevar a rendimientos de hasta 10 por ciento, más del doble de lo que una ciudad o un estado de alta calificación paga a pedir prestado en el mercado de la deuda municipal actual”.

Esta alta tasa de interés supuestamente se impondría debido a que Puerto Rico atraviesa “una crisis financiera en el Gobierno, una alta tasa de desempleo y una alta deuda con los bonistas”.
El reporte también establece que banqueros del grupo Morgan Stanley son los que están a cargo de hacer las gestiones con las firmas de capital privado e inversionistas para obtener el financiamiento de los $2,000 millones.
No obstante, se expone que la información fue provista por fuentes y que los directivos de esta empresa financiera, una de las más grandes de Estados Unidos, no quisieron emitir reacciones sobre la alegada transacción.

Tampoco emitieron comentarios los directivos del Banco Gubernamental de Fomento, detalla el blog.
Por otro lado, el reportero cita al director del Municipal Market Advisors, Robert Danahue. Este expone que “Puerto Rico excedió el riesgo en su apetito en acudir al mercado de bonos municipal”.
“La propuesta de financiamiento demuestra lo grave de la situación de Puerto Rico. No tiene precedentes”, reaccionó Danahue sobre el financiamiento al 10% de interés que tendría que pagar el Gobierno.