Gobierno de EU incumple con la reunificación de familias migrantes

Gobierno de EU incumple con la reunificación de familias migrantes

Restan 917 casos de pequeños separados por la política de “cero tolerancia”

Cientos de padres y niños migrantes separados al entrar a Estados Unidos (EU) por la frontera con México siguen en el limbo, luego de que venció el plazo para su reunificación, fijado por el juez federal de California Dana Sabraw.

La lentitud del Gobierno del presidente Donald Trump, y la deportación de algunos padres, dificultan la reunión de las familias. Abogados del Gobierno reconocieron que no todas las familias serán reunidas en el tiempo establecido por el juez.

Las polémicas separaciones comenzaron en mayo, en el marco de la política de “cero tolerancia” de Donald Trump, cuando los migrantes que entraban al país por la frontera Sur, ilegalmente o pidiendo asilo, eran detenidos y procesados en masa. En consecuencia, miles de niños fueron separados de sus padres o tutores y enviados a albergues en todo el país.

A pesar de que la administración de Trump anunció el fin de esa política tras aplicarla por seis semanas, permitiendo la reunión de cientos de familias, el ritmo ha sido lento debido a que padres y menores fueron detenidos en distintas partes de EU, a veces a miles de kilómetros de distancia, y a algunos adultos los deportaron sin sus hijos.

La secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, dijo el martes que el Gobierno busca “reunificar a todas las familias elegibles”. Nielsen señaló que trabaja muy de cerca con el Departamento de Salud y Servicios Humanos, que opera refugios en todo el país a los que los niños fueron enviados.

El Gobierno identificó a dos mil 551 niños de entre cinco y 17 años que estarían amparados por la orden judicial. También detalló que esperaba reunir mil 634 familias para el día de hoy.

Los restantes 917 caen en la categoría de “casos inelegibles”, según un informe judicial del Gobierno. Eso quiere decir que los lazos familiares no han podido ser confirmados o que los padres tienen antecedentes criminales, padecen una enfermedad contagiosa o no han podido ser localizados.