Coronavirus: la OMS declara la emergencia internacional por el máximo riesgo epidémico

    La Organización Mundial de la Salud eleva el nivel de riesgo tras evaluar la situación de emergencia que se vive en todo el mundo.

    El comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) finalmente ha declarado este jueves la emergencia sanitaria internacional por el brote del nuevo coronavirus responsable de la neumonía de Wuhan (China) — que ya ha causado 170 muertes y 7.700 casos confirmados—, tras haber descartado esta opción la semana pasada.

    El pasado 23 de enero, la OMS optó por no declarar esta alerta internacional al ser “demasiado pronto”, según dijo el presidente del comité Didier Hussin. Uno de los motivos esgrimidos fue que el brote estaba contenido en China. Sin embargo, en la última semana ha cruzado fronteras: “En los últimos días nos ha preocupado el progreso del virus, con casos de transmisión entre humanos en países como Alemania, Vietnam o Japón“, apuntaba el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

    Una emergencia internacional intensifica las medidas de prevención y coordinación de las autoridades sanitarias en todo el mundo, aunque la OMS ya determinó la semana pasada que el brote constituye un riesgo “alto” a nivel global.

    No obstante, en la práctica de los profesionales y las instituciones sanitarias “no habría ningún tipo de impacto”, según ha asegurado el experto en enfermedades transmisibles de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), Benito Almirante, ya que el protocolo sanitario ya está establecido.

    Para declarar la emergencia sanitaria la OMS exige tres criterios: que se trate de un evento extraordinario, que constituya un riesgo de rápida expansión en otros países, y que requiera una respuesta coordinada internacional.

    ¿Cuántas emergencias se han declarado?

    La última vez que la OMS declaró una emergencia de este tipo fue con el brote de ébola del Congo del pasado verano. Otras ocasiones en las que se ha llegado a este extremo han sido el brote de H1N1 asociado a la famosa gripe A y el virus del Zika.

    El brote del síndrome respiratorio agudo grave (SARS por sus siglas en inglés) provocado por otro coronavirus de invierno de 2003 fue una de las emergencias internacionales más relevantes de los últimos años, hasta el punto de que cualquier brote de SARS será considerado como una emergencia así automáticamente.

    ¿Qué implica para los ciudadanos?

    Supone que la OMS destina un comité específico al seguimiento y tratamiento del brote infeccioso dentro del país afectado con objetivo que no se extienda, y destina recursos específicamente para cumplir las metas de tratamiento.

    La ayuda de la OMS fue crítica para atajar el brote de ébola en África, pero el caso del SARS, se produjeron fricciones de índole política al rechazar China la injerencia del organismo internacional en sus decisiones. Con la neumonía de Wuhan, sin embargo, la OMS ha elogiado a Pekín por su “total transparencia”.

    ¿Afecta a Puerto Rico, Espana, Santo Domingo

    No, al no ser un país directamente afectado por el coronavirus: aquí regirán los protocolos diseñados desde el ministerio de Sanidad y actualmente en vigor. Sin embargo, la emergencia internacional sí puede afectar a los viajes e importaciones entre Puerto Rico, Santo Domingo, España y China, ya que la OMS puede abogar por restricciones en estos desplazamientos.

    ¿Qué es un coronavirus?

    Según informan Víctor Escribano y Antonio Broto de la Agencia EFE, son una familia de virus que recibe este nombre debido a unas formaciones con aspecto de espinas que los rodean, similares a una corona.

    Hasta ahora, se conocían seis tipos de coronavirus: cuatro de ellos causaban síntomas similares a un resfriado común, y otros dos eran los responsables de enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, también originado en China) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

    Al tratarse de un virus, sólo puede multiplicarse a través de las células de otros organismos. El de Wuhan es designado oficialmente por la OMS como “nuevo coronavirus” (2019-nCoV) al no haberlo identificado previamente en humanos.

    ¿De dónde viene?

    Los coronavirus son virus zoonóticos, es decir, se originan en animales y de allí saltan al ser humano bien por consumo de carne, contacto, por vía aérea u otras formas de transmisión. El coronavirus causante del SARS se originó en civetas, un pequeño mamífero salvaje similar a un gato, y el MERS, en dromedarios.

    Por ahora no está claro el origen del 2019-nCoV, pero el jefe del equipo chino de expertos que lo investiga, el reputado neumólogo chino Zhong Nanshan, afirmó que el virus es muy similar a uno encontrado en murciélagos en 2017, aunque no habría llegado directamente a los humanos: habría un animal “intermediario” que por ahora no se ha identificado.

    Los primeros casos en humanos, 27 personas infectadas en Wuhan, fueron reportados por China a la OMS el 31 de diciembre de 2019, y muchos de esos pacientes habían visitado un mercado de marisco, pescado y animales exóticos en esa ciudad a orillas del río Yangtsé, que ya ha sido clausurado.

    ¿Qué mortalidad tiene?

    Según la OMS, al ser un coronavirus, las vías de transmisión más probables son el contacto directo o por fluidos corporales generados en esputos o estornudos, así como a través de objetos inertes que pueden contaminarse con virus como prendas usadas o ropa de cama, aunque el virus puede estar activo en ellos sólo un tiempo.

    Está confirmado que el contagio entre humanos, que aumenta el riesgo de epidemia, es posible. Las cifras apuntan a que el de Wuhan se propaga mucho más rápido que anteriores coronavirus que generaron alertas internacionales, pero que su letalidad (un 2 % de los pacientes han fallecido) es menor que en el caso del SARS (10 %) o del MERS (35 %).

    ¿Hay tratamiento?

    La OMS reconoce que no hay un tratamiento específico para el nuevo virus debido precisamente al conocimiento incompleto que aún se tiene de él, aunque matiza que eso no lo hace incurable: los pacientes reciben tratamiento con antivirales genéricos que contienen la infección, y algunos se han recuperado y fueron dados de alta.

    El desarrollo de vacunas presenta el mismo problema, aunque laboratorios tanto dentro de China (en Shanghái, Hong Kong, Pekín) como en otros países (Rusia, Estados Unidos) ya investigan al respecto, con las previsiones más optimistas apuntando a que podrían lograrse resultados concretos en el plazo de unos 40 días.