Yevgeny Prigozhin, el líder del contratista ruso de mercenarios Grupo Wagner, iba a bordo del avión que se estrelló el miércoles al norte de Moscú, según la agencia rusa de aviación civil. Las 10 personas que iban a bordo fallecieron.

Rosaviatsia publicó una lista de siete pasajeros y tres tripulantes que, según dijo, iban en el avión “de acuerdo con la aerolínea”. El avión privado se estrelló a unos 300 kilómetros (185 millas) al norte de la capital rusa, cuando se dirigía de Moscú a San Petersburgo.

Hace exactamente dos meses, Prigozhin encabezó un breve motín contra el ejército ruso que el presidente Vladímir Putin describió como una “traición” y una “puñalada por la espalda”. El mandatario ruso prometió venganza.

Pero los cargos contra Prigozhin se levantaron en poco tiempo, y al jefe de Wagner se le permitió retirarse a Bielorrusia, aunque al parecer regresó a Rusia de vez en cuando.

El accidente levantó sospechas inmediatamente, ya que el destino del fundador de la empresa militar privada ha sido objeto de intensas especulaciones desde que montó el motín.