Daily Archives: Oct 14, 2019

    El Gobierno ecuatoriano y el movimiento indígena pusieron fin este domingo a once días de enfrentamientos y revueltas con un acuerdo que deroga el polémico decreto que elevaba el precio de los combustibles e iniciaron negociaciones para poner fin a la crisis.

    Las noticias de un acuerdo rompieron el rígido silencio del toque de queda que reinaba hasta ese momento en las calles de Quito, y sacó a miles de ecuatorianos a festejar, muchos de ellos con sus niños en pijama y bebés en brazos.

    QUITO SALE A FESTEJAR LA PAZ

    Familias enteras tomaron las calles en procesión, mientras en el parque del Arbolito, epicentro de los disturbios en la capital, una multitud de manifestantes gritaban insistentemente “¡Sí se puede, sí se puede!”.

    A la zona llegaban más y más gentes conforme transcurrían los minutos, concentrándose en las zonas de mayor iluminación y en ocasiones tratando de esquivar algunos cohetes que explotaban a baja altura y se desviaban de su trayectoria

    Atrás quedaban once días de batalla campal frente a las fuerzas de seguridad, con las que se batieron en esa misma zona entre las llamaradas de neumáticos ardiendo, barricadas y espesas cortinas de humo por el masivo uso de gas lacrimógeno que hicieron las fuerzas del orden.

    En la zona, los manifestantes empezaron a recoger las barricadas que les sirvieron de protección, especialmente en los últimos días en que las protestas se tornaron mucho más violentas y con una fuerte represión policial.

    Cientos de indígenas festejaban asimismo la “victoria de la lucha popular” en los exteriores de la Casa de la Cultura con bailes en los que portaban sus lanzas y hacían sonar tambores al grito de: “¡El pueblo unido, jamás será vencido!”.

    Por el norte de Quito, caravanas de automóviles avanzaban en medio de un ensordecedor y constante sonar del claxon que rompió el tenso silencio de las últimas horas en las que los ecuatorianos habían estado a la espera del inicio del diálogo.

    LOS MEDIADORES: LA ONU Y LA CONFERENCIA EPISCOPAL

    La fiesta estalló en las calles poco después de que se anunciase que el Gobierno elaborará un nuevo decreto para sustituir el 883, que provocó las protestas, en un acuerdo con el movimiento indígena alcanzado con la mediación de la ONU y de la Conferencia Episcopal.

    “Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el decreto 883, para lo cual se instala una comisión que elaborará este nuevo decreto”, anunció el coordinador de las Naciones Unidas en Ecuador, Arnaud Peral.

    “Con este acuerdo se terminan las movilizaciones y medidas de hecho en todo el Ecuador y nos comprometemos de manera conjunta a restablecer la paz en el país”, reza el texto, que leyó el coordinador de la ONU.

    Constató que el país está en “una situación grave, dramática desde hace doce días. Ha habido muertos, heridos, personas que han perdido su empleo, su entorno, que han sufrido por sus familias, muchísima angustia. Ya llegó el momento de la paz, del acuerdo, el momento de mirar el futuro para Ecuador”.

    La mesa técnica ya está sesionando con 9 representantes de los pueblos y nacionalidades indígenas y 6 del Gobierno, según la ONU.

    AL MENOS 5 MUERTOS Y UN MILLAR DE HERIDOS

    En los once días de revueltas murieron entre 5 y 7 personas y más de un millar resultaron heridas, según distintas fuentes.

    Los daños no han sido cuantificados pero los destrozos en Quito son masivos, sobre todo en el centro, y la pérdida de ingresos por falta de productividad se miden en decenas de millones de dólares.

    El levantamiento popular comenzó a raíz de un decreto con el que el presidente, Lenín Moreno, buscaba incrementar los ingresos del Estado frente a unas demandas del FMI y de otras entidades para conceder al país una línea de crédito de más de 10.000 millones de dólares.

    En la reunión, celebrada en un colegio a unos 30 kilómetros de Quito y transmitida en directo, Moreno dijo solemnemente que el acuerdo ha significado “sin duda algún sacrificio de cada una de las partes”.

    Y afirmó que no existe “otro principio más maravilloso que la paz” y agradeció a los militares y policías porque sabe de la “sacrificada, esforzada labor que cumplen”, porque muchos de ellos están también lesionados.

    Eran particularmente emotivas las imágenes de policías estrechando la mano y abrazándose con los mismos manifestantes con los que se habían estado enfrentando hasta apenas una hora antes.

    UN ACUERDO POR TERMINAR

    En cuanto a las demandas indígenas, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), Jaime Vargas, sostuvo, en un resumen del proceso “de lucha y resistencia”, que los indígenas han tenido más de 2.000 heridos, más de mil presos, alrededor de diez asesinados, alrededor de más de cien desaparecidos en el país”, así como “tortura de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional”.

    En esa línea, pidió la renuncia de la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, y del titular de Defensa, Oswaldo Jarrín, pues “solo así el pueblo ecuatoriano tendrá paz y libertad y tendremos la oportunidad de seguir dialogando para construir proyectos participativos, que beneficien verdaderamente al país y al pueblo”.

    Encuentre en BLU Radio las principales noticias del mundo y los hechos internacionales. Información actualizada en video, imágenes y artículos periodísticos de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa, Medio Oriente y el resto del mundo.

     

      Santo Domingo, 14 oct (EFE).- El expresidente dominicano Leonel Fernández afirmó este lunes que las primarias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), celebradas el pasado 6 de octubre, fueron un “fraude” y un “crimen bochornoso”.

      “Me permito afirmar, categóricamente, que durante la realización de las primarias, a nivel presidencial, se orquestó un plan con el deliberado propósito de vulnerar sus resultados y presentar como ganador a quien no obtuvo el respaldo mayoritario del pueblo”, dijo Fernández en un discurso emitido por radio y televisión.

      El discurso, de 36 minutos, repasó todas las supuestas pruebas que había ido presentando el equipo de Fernández a lo largo de la última semana para alegar la comisión del fraude y aportó nuevas sospechas sobre el proceso.

      En las primarias del PLD se impuso el exministro de Obras Públicas Gonzalo Castillo, ahijado político del presidente, Danilo Medina, y que fue nombrado candidato presidencial del partido oficialista en las elecciones de mayo de 2020.

      El exmandatario alega que se adulteró el software de las urnas informáticas, que se usaron por primera vez, que se cometieron irregularidades en la transmisión de los votos, además de la compra de votos, denunciadas por los observadores independientes.

      Entre las nuevas sospechas, Fernández aseguró que funcionarios del Ministerio de Obras Públicas fueron a la sede de la Junta Central Electoral (JCE) en julio pasado, cuando Castillo anunció su candidatura, aprovechando la excusa de un incendio, para tener acceso a las urnas.

      Fernández, que en las primarias buscaba optar a un cuarto mandato, convocó una manifestación para este lunes frente a la sede de la JCE “para exigir que se investigue a plenitud e inmediatamente este crimen bochornoso”.

      “Nuestra lucha no es por una candidatura presidencial. Nuestra lucha es por devolverle dignidad a la política. Es por el fortalecimiento de nuestras instituciones. Es por la consolidación del Estado de Derecho. Es por el respeto a la Constitución”, agregó.

      A modo de conclusión, Fernández adelantó que, “en el transcurso de los próximos días”, hablará de “la situación que concierne al partido”.

      En los últimos días se había rumoreado que Fernández está barajando la posibilidad de renunciar a su militancia en el PLD, partido que preside, para presentarse a las elecciones por otra formación.

      Algunos cercanos colaboradores llegaron a difundir en las redes sociales el supuesto logotipo y siglas de la formación política que fundaría Fernández.

      Las primarias han abierto la crisis más grave en la historia del PLD, formación que ha estado en el poder desde 1996, con la única interrupción del periodo 2000-2004.

      (c) Agencia EFE

        Tuzantán (México), 13 oct (EFE).- Fuerzas mexicanas disolvieron la caravana de migrantes que el sábado salió de Tapachula, estado de Chiapas, con el fin de llegar a Estados Unidos, informó este domingo el abogado y activista Luis García Villagrán, que aseguró que “este Gobierno se volvió el perrero de Donald Trump”.

        García dijo a Efe que cientos de miembros de las fuerzas federales detuvieron la víspera a 613 migrantes que avanzaban por la carretera costera de Chiapas y los devolvieron a la Estación Migratoria “Siglo XXI”, de donde habían partido unas 14 horas antes.

        El abogado desestimó la versión difundida la noche del sábado por el Instituto Nacional de Migración (INM) en un comunicado según el cual esa institución “llevó a cabo acciones para invitar a las personas extranjeras (…) a acudir al Instituto para conocer las opciones de regularización de su estancia en el país”.

        El boletín oficial aseveró que esas acciones se efectuaron “con pleno respeto a los derechos humanos” y que luego de que las autoridades “dialogaran con los integrantes del contingente, las personas extranjeras accedieron a subir al transporte que el INM les proporcionó para trasladarlos a la Estación Migratoria Siglo XXI”.

        “Cada uno será atendido de manera personalizada y con quienes corresponda se dará inicio al procedimiento administrativo migratorio o en su caso se procederá al retorno asistido a sus países de origen”, acotó el INM.

        Pero García, quien ha ayudado a los migrantes en sus trámites de regularización en el país, dijo que los agentes gubernamentales actuaron violentamente contra los extranjeros, muchos de ellos mujeres y niños. “Hay un niño perdido y cinco heridos”, afirmó.

        El activista señaló que todos los 613 detenidos eran solicitantes de refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), lo que les permitía transitar libremente por todo el estado de Chiapas (sureste). “Eso es muy claro en los lineamientos de la Comar. Ellos (los agentes) se pasaron eso por el arco del triunfo”, abundó.

        “Es un abuso de autoridad, una represión terrible, increíble. Levantaron a las mujeres, a los niños. Es la represión más grande contra los migrantes por parte de un Gobierno que se dice republicano y demócrata, y sobre todo que dice respetar los derechos humanos. Este Gobierno se volvió el perrero de Donald Trump”, declaró.

        Otros migrantes que se habían adelantado lograron eludir a los agentes en las inmediaciones de Huixtla, perdiéndose en la espesura, dijo el abogado, sin precisar el número de quienes consiguieron huir.

        Expuso que los migrantes por ahora están evaluando sus opciones, y que muchos quieren continuar su marcha por las vías del tren. “Pero yo lo veo muy peligroso”, indicó.

        “AQUÍ NOS VAMOS A MORIR”

        En todo caso, añadió, están determinados a no regresar a sus países de origen. “Me dijeron ‘Aquí nos vamos a morir, pero a nosotros nadie nos regresa. Yo no vine hasta acá para que me regresen'”, refirió.

        Desde octubre de 2018 se registró un fuerte aumento del flujo de migrantes, en su mayoría centroamericanos, que acceden a México desde Guatemala con el objetivo de llegar al vecino país del norte.

        A principios de junio pasado, Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo migratorio después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara con imponer aranceles a todos los productos mexicanos.

         

          US President Donald Trump (L) chats with Russia's President Vladimir Putin as they attend the APEC Economic Leaders' Meeting, part of the Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) leaders' summit in the central Vietnamese city of Danang on November 11, 2017. / AFP PHOTO / SPUTNIK / Mikhail KLIMENTYEV (Photo credit should read MIKHAIL KLIMENTYEV/AFP/Getty Images)

          RIYADH (Reuters) – Russian President Vladimir Putin visits Saudi Arabia on Monday for the first time in over a decade, seeking to capitalize on growing influence borne of military advances in Syria, strong ties with regional rivals and cooperation on energy policy

          Moscow accrued power in the Middle East in 2015 by sending troops to Syria, where it and Iran have been key backers of President Bashar al-Assad amid civil war, while the United States pulled back.

          On the eve of Putin’s trip, U.S. troops were evacuating northern Syria as their erstwhile Kurdish allies struck a deal with Assad’s Russian-backed army aimed at halting a Turkish offensive.

          Russia has also strengthened ties with both Sunni Muslim Saudi Arabia and Shi’ite Iran, which are locked in a decades-old contest for influence that veered towards open conflict after a recent spate of attacks on oil assets in the Gulf that Riyadh and Washington blame on Tehran. Iran denies the charges.

          Tensions with Iran, which is locked in several proxy wars with Saudi Arabia including in Syria, have risen to new highs after Washington last year quit a 2015 international nuclear accord with Tehran and re-imposed sanctions.

          Putin, accompanied on the trip by his energy minister and head of Russia’s wealth fund, is due to hold talks with King Salman and de facto ruler Crown Prince Mohammed bin Salman, with whom Putin says he has friendly relations.

          The strengthened ties have seen non-OPEC Russia, once regarded as a rival in oil markets, join OPEC kingpin Saudi Arabia in forming an alliance known as OPEC+ to support crude prices by restraining output.

          Ahead of the visit, Putin, who offered to provide Russian defense systems to the kingdom after Sept. 14 attacks on its oil facilities, said he could also play a positive role in easing tensions with Tehran as he had good ties with both sides.

          Any progress on long-mulled Saudi plans to purchase the Russian S-400 surface-to-air missile systems would cause disquiet in Washington, which announced over the weekend it was sending around 3,000 troops and additional air defense systems to Saudi Arabia following last month’s attack.

          OIL AND INVESTMENTS

          Asked about concerns Riyadh was cozying up to Moscow, Saudi Minister of State for Foreign Affairs Adel al-Jubeir said he saw no contradiction.

          “We don’t believe that having close ties with Russia has any negative impact on our relationship with the United States,” he told reporters on Sunday. “We believe that we can have strategic and strong ties with the United States while we develop our ties with Russia.”

          Russian and Saudi flags lined the streets of Riyadh ahead of Putin’s one-day visit, which includes a performance by Russia’s Tchaikovsky Symphony Orchestra. Putin then travels to the United Arab Emirates.

          In meetings with Saudi leaders, the Russian president will discuss the OPEC+ pact, which has seen production cut by 1.2 million barrels per day since January.

          A forum will convene 300 Saudi and Russian CEOs. The two sides are expected to sign more than $2 billion of deals, including a joint investment by state oil giant Saudi Aramco and Russia’s RDIF sovereign wealth fund.

          RDIF head Kirill Dmitriev said a number of Russian investors were interested in a planned initial public offering of Aramco, which could sell between 1% and 2% through a local listing as early as November ahead of a potential international offering.

          Energy Minister Alexander Novak said Russia’s Gazprom is interested in cooperating with Saudi firms on natural gas.

          Moscow, the world’s largest wheat exporter, made some progress in accessing the Saudi and Middle Eastern markets when the kingdom agreed in August to relax specifications for wheat imports, opening the door to Black Sea imports.

          Reporting by Stephen Kalin and Olesya Astakhova; Writing by Stephen Kalin; Editing by Lincoln Feast

           

            HealthNow Building

            Buffalo’s largest health plan is facing a federal whistleblower lawsuit, accused of overcharging school districts and the state and federal government by more than $85 million.

            The complaint against HealthNow New York, the parent company of BlueCross BlueShield of Western New York, comes from Madelyn Barnes, a retired auditor from the company. The complaint was filed Feb. 3, 2016 under seal in U.S. District Court for Western New York. She is represented in the suit, which was unsealed Oct. 7, by Lippes Mathias Wexler Friedman LLP.

            The suit accuses HealthNow of perpetrating a five-year “scheme” through 2013 tied to services billed to hospitals, skilled nursing facilities, ambulatory surgery centers and home health care providers that paid inflated reimbursements despite language limiting payments to lesser rates. The result, the suit says, were “significant overpayments” to facilities across the state.

            An analysis identified $52 million in overpayments during 2013 for both private commercial and government Medicare/Medicaid claims; and more than $33 million in overpayments in 2014 after the problem was discovered, according to the suit.

            Julie Snyder, senior vice president and chief marketing and communications officer for HealthNow New York, said in an email statement that the company only received a copy of the complaint Oct. 8 and is now reviewing the allegations. The company was aware of the allegations, however, during an investigation by the U.S. Attorney’s Office and the New York State Attorney General.

            Snyder issued an updated statement this evening: “The facts underlying the complaint have been known to HealthNow for several years. Our attorneys continue to review the lengthy complaint, but our initial review suggests that it is full of oversimplifications and misstatements of a very complicated set of facts. The damages the plaintiff alleges, for example, are highly exaggerated. HealthNow has at all times worked to resolve the billing errors identified by its auditors in the most fair and comprehensive way. Further, we fully cooperated with government authorities, and from our investigation, found no evidence of any significant cost to any state or federal health care program resulting from HealthNow policies.”

            HealthNow is the region’s largest commercial health plan, with 2018 revenue of $2.6 billion and net income of $47 million. In addition to its BlueCross BlueShield division in Buffalo, the company operates a second division in the Albany market, BlueShield of Northeastern New York. Both markets were affected by the overpayment, the suit said.

            According to the court filing, the discrepancy was discovered in 2013 by HealthNow’s reimbursement integrity unit, where Barnes worked, during routine internal auditing that found the company had disregarded or ignored its contractual provisions for at least 16 years.

            Barnes told investigators she continued to push for review of contracts to determine the scope of the overpayments and to push for repayment, but HealthNow’s administrators directed that the issue be dropped and stated that only very limited recoveries would be pursued.

            STAY CONNECTED

            WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com