Los Free Riders del Mundial de Futbol

Los Free Riders del Mundial de Futbol

Hagamos a un lado la política y dediquémonos a pensar en el futbol. Solo por esta vez. ¿Qué les parece? A parte encender pasiones incontrolables, el Futbol tiene implicaciones que repercute en el campo de la economía, la política y, por supuesto, en el mundo del entretenimiento.

De aquí a menos de un año, uno simplemente se puede imaginar a Vladimir Putin hacer utilidad del Mundial de Futbol para posicionar a Rusia como una de las potencias económicas más importantes del mundo.

Todos esperamos que habrá un espectáculo inédito en el momento de la inauguración. La tarima principal del estadio Luzhnikí, Moscú, donde se llevará a cabo el primer y el último partido del Mundial, estará plagado de estrellas rusas que nos deleitarán con sus encantos musicales y danzas espectaculares.

Desde lo alto de su cabina, seguramente estará observando Putin, acompañado de otros mandatarios y compañeros de su partido político.

Para el gobierno de Putin va a ser difícil cumplir con todos los expectativas que implica organizar un mundial. Brasil gastó más o menos 15.000 millones de dólares en 2014 y no le fue muy bien a la hora de sumar las ganancias.

En vez de ganar, el Mundial de Futbol le produjo dolores cabeza, una crisis económica aguda, problemas de salud con el zika y un desgaste político que propició un proceso político que desencadenó en el abandono de su presidente del palacio principal de Brasilia.

Mientras Brasil pagó prácticamente casi todos los gastos que implica la organización del Mundial, otros países, especialmente aquellos equipos que participaron directamente con sus equipos, crearon un desarrollo económico con una mínima inversión.

¿Qué quiere decir lo anterior? El Mundial de Futbol está lleno de Free Riders o países que aprovechan de la inversión del organizador del mundial para generar suculentas cantidades de excedentes.

El Mundial de Futbol no solamente mueve masas, sino que moviliza el mercado local a través de diversas formas. Los aficionados del futbol a menudo compran televisores de mejores tecnologías, se suscriben a líneas satelitales para expandir sus opciones de partidos; se reúnen en los restaurantes y consumen diversos tipos de bebidas.

En este sentido, el futbol dinamiza la economía de un país a bajos costos de inversión. Los mercados de Colombia, Argentina, Uruguay, Panamá, México, entre otros países que clasificaron al Mundial, estarán recogiendo jugosas ganancias antes y durante el Mundial de Rusia.

Lamentablemente, a Estados Unidos le costará redituar estas ventajas debido a que su equipo de futbol no clasificó para el Mundial de Rusia. Digamos que es otro fracaso del hombre de copete anaranjado.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com