Por hablar español, estadunidenses son detenidas por Patrulla Fronteriza

Por hablar español, estadunidenses son detenidas por Patrulla Fronteriza

Dos ciudadanas estadunidenses fueron detenidas por un agente de la Patrulla Fronteriza en Montana después de que las escuchó hablar en español entre ellas en una tienda de conveniencia.

Ana Suda y Mimí Hernández dijeron que habían llegado a la tienda en Havre, una pequeña comunidad de Montana, cerca de la frontera con Canadá, la madrugada del pasado miércoles cuando un agente uniformado de la Patrulla Fronteriza se les acercó, informó la estación de televisión KRTV de Black Eagle, Montana.

Las dos mujeres hispanas habían estado conversando en español mientras esperaban en la fila para pagar los huevos y la leche cuando, para su incredulidad, el agente les pidió sus identificaciones.

"Lo miré cómo, '¿Hablas en serio?' Es como, 'Sí, muy serio'", relató Suda al periódico The Washington Post.

Suda, quien nació en Texas, comenzó a filmar al agente en su teléfono cuando salieron de la tienda y se encontraban en el estacionamiento. Ella le preguntó por qué se había visto obligado a detenerlas. Él le dijo que su uso del español había llamado su atención.

"Señora, la razón por la que le solicité su identificación es porque vine aquí, y vi que ustedes están hablando español, algo que no se escucha por aquí", dijo el agente en el video captado por el teléfono celular. El agente negó luego que hubiera usado un perfil racial para detenerlas.

"No tiene nada que ver con eso", dijo el agente en el video. "Es el hecho de que tiene que ver con ustedes, que hablan español en la tienda, en un estado predominantemente de habla inglesa", explicó.

Suda refirió que incluso después de ver sus identificaciones, el agente no les permitió salir del estacionamiento por unos 35 minutos.

Ella dijo que su esposo, un exagente del Departamento de Correcciones de Montana, criticó al agente fronterizo por sobrepasar los límites de su posición. "Él piensa que es muy malo lo que estaba haciendo este tipo porque no tiene derecho a hacerlo", manifestó Suda.

Un vocero de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos le dijo al portal noticioso HuffPost que la agencia estaba revisando el incidente para asegurarse de que "se siguieron todas las políticas apropiadas".

"Los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras están comprometidos a tratar a todos con profesionalismo, dignidad y respeto mientras aplican las leyes de los Estados Unidos", dijo el representante en un comunicado.

"Aunque la mayoría del trabajo de la Patrulla Fronteriza se lleva a cabo en el área fronteriza inmediata, los agentes tienen amplias autoridades policiales y no están limitados a una geografía específica dentro de Estados Unidos. Tienen la autoridad para interrogar a las personas, realizar arrestos y tomar y considerar evidencia", explicó.

Según el sitio de la CBP en internet, el sector de Patrulla Fronteriza con sede en Havre, es "responsable de 733 kilómetros de área fronteriza entre Montana y Canadá, Wyoming, Colorado y Utah, así como, parte de Idaho".

Suda, que planea emprender acciones legales por el incidente, dijo que ella y Hernández estaban profundamente conmocionadas por el encuentro y se quedaron en estado de shock.