Barcelona grita: ‘No tengo miedo’

    BARCELONA, ESPAÑA (19/AGO/2017).-Un grito rompió el silencio de miles de barceloneses reunidos en la Plaza Cataluña, situada a escasos metros de Las Ramblas, el lugar donde ocurrió el jueves el atropellamiento de cientos de peatones —la mayoría turistas— y que dejó 13 muertos y más de una centena de lesionados, de 35 nacionalidades: “No tengo miedo” (No tinc por, en catalán). Enseguida la multitud comenzó a replicarlo, convirtiéndose en una sola voz en contra del terrorismo que en los últimos años ha azotado a varias ciudades de Europa.

    El rey Felipe VI, el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy; el presidente regional catalán, Carles Puigdemont; y la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, estaban ahí, en silencio, con lágrimas en los ojos, con el corazón roto mientras seguían las investigaciones de uno de los peores atentados ocurridos en suelo español, desde aquel fatídico 11 de marzo de 2004.

    Según las últimas investigaciones del doble atentado —en Barcelona y en Cambrils, donde una persona murió y cinco resultaron heridas—, los presuntos autores planeaban ataques de mayor envergadura, pero tuvieron que decantarse por los atropellamientos masivos, afirmó la Policía en España.

    Por su parte, el comisario jefe de la Policía regional de Cataluña, Josep Lluís Trapero, indicó que 12 personas—de entre 17 y 34 años de edad— podrían haber estado implicadas en los dos ataques masivos; entre ellas las cuatro que fueron detenidas entre el jueves y la madrugada de ayer; los cinco hombres abatidos tras el ataque en Cambrils, y otros tres sospechosos que han sido identificados pero no capturados.

    La policía sospecha que dos de ellos podrían haber muerto en el incendio de una casa en Alcanar, 200 kilómetros al Sur de Barcelona, donde el grupo preparaba supuestamente artefactos explosivos: “La tesis que estamos barajando es que se estaban preparando ya desde hace algún tiempo alrededor de este domicilio”, ya que sacaron del lugar varias decenas de bombonas de gas.

    Al tiempo que las pesquisas siguen su curso en torno a los atacantes, el Gobierno regional de Cataluña prosigue con la atención a las víctimas y ya ha identificado plenamente a siete de los 14 muertos. Sobre los lesionados, se ha informado que 59 de ellos permanecen en el hospital: 15 en condición crítica y 25 en estado grave.

    Pese al dolor que invade al país, los catalanes clamaron por que Barcelona y Las Ramblas sigan “siendo un símbolo de paz y de acogida”, increpando contra una veintena de personas de extrema derecha que se manifestaron contra las mezquitas y fueron echados al grito de “fuera fascistas