Daily Archives: Oct 15, 2017

Buffalo Police say they have located the body of missing police officer Craig Lehner.

Officer Lehner’s body was found off Strawberry Island by a team of divers around 1 p.m. Tuesday.

Officer Craig Lehner, a member of Buffalo’s K-9 unit and Underwater Recovery Team, went missing Friday afternoon during a training exercise on the Niagara River.

Several local, county, state and Canadian agencies assisted Buffalo Police and Fire in the search for Officer Lehner.

The police department vowed to keep looking until they found him.

“Our mission focus now is to bring our brother home and bring that closure first and foremost to his family, secondly to the men and women of the Buffalo Police Department,” Lt. Rinaldo said.

Desde el Centro de Convenciones en San Juan se lidera una titánica operación estatal y federal

Jorge Luis Pérez, gerente general del Centro de Convenciones de Puerto Rico (CCPR), está acostumbrado a lidiar con escenarios caóticos. Administra el imponente recinto de 600,000 pies cuadrados que sirve de escenario para actividades que requieren una logística monumental.

En esta ocasión, sin embargo, el reto era aún más monumental. No se trataba de servir el plato de comida perfecto, de cumplir con las requisiciones de un artista, ni de habilitar el escenario y ubicar la luminaria indicada. Se trataba de proteger vidas, de crear las condiciones perfectas para encaminar la ayuda para un país destruido, fatigado, inoperante y en una búsqueda continua de una normalidad que cada día parece estar más lejos.

Ahí fue que comenzó el verdadero desafío. Uno que inició el  10 de septiembre luego que el huracán Irma dejara una leve estela sobre el país e impactara severamente a las Islas Vírgenes Americanas y las Británicas. Puerto Rico se convirtió en refugio para unas 250 personas. Ese fue el verdadero ensayo para lo que se avecinaba. Ocho días después atizó María.

“Dejamos de ser un centro de reuniones, de convenciones y de entretenimiento para convertirnos en un centro de refugio.”, señaló Pérez desde su oficina en el tercer nivel del edificio que lleva el nombre del ex gobernador Pedro Rosselló González.

A partir de ese instante, la majestuosa estructura dejó de ser lo que era para convertirse en el Centro de Operaciones Estatales (COE) relacionadas a la recuperación del país.  Allí convergen representantes de las agencias gubernamentales con el contingente militar que se ha desplazado a la isla en una misión humanitaria, cuyos tentáculos se forjan desde el frío edificio hasta extenderse a los 78 pueblos. Al menos, esa es la intención.

“Días después de Irma ya habíamos acordado (con el Gobierno) espacios para la celebración de conferencias de prensa en sustitución a la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias (Aemead) y había un mini centro de mando que iba a operar inmediatamente después del paso de María… no a la escala de lo que se ha convertido hoy, pero sí había ese plan”, señaló.

Policías, militares, agentes de rentas internas, periodistas, fotógrafos, relacionistas públicos, empresarios,  políticos, jefes de agencias y hasta el gobernador Ricardo Rosselló Nevares atraviesan casi diariamente el CCPR.

La entrada al recinto está custodiada por oficiales armados. La escena se repite en cada área designada, así como frente a las escaleras eléctricas que dan acceso a los niveles superiores.

El ingreso al tercer piso está restringido. Tampoco se permiten fotografías. Ahí están concentradas las operaciones de la AgenciaFederal para el Manejo de Emergencias(FEMA).

Mientras, el lado este del  segundo nivel está bajo jurisdicción de FEMA y en lado oeste se concentran las operaciones del Gobierno local. El primer nivel, por su parte, está divido  entre la prensa del país, las agencias estatales y las operaciones que dirige el teniente general Jeffrey Buchanan, quien controla la operación del Joint forces Land Component Command.

“Ver los oficiales con armas largas es muy atípico para lo que es la operación regular”, reconoció Pérez que trabaja para AEG, operadores del CCPR.

En ese primer nivel está ubicada también un área de descanso para el grupo de first responders y un área donde el personal destacado en el campo recarga sus suministros.

“Yo me paro aquí a veces, miro hacia abajo y veo todo el movimiento y me quedo asombrado con la magnitud de lo que está ocurriendo aquí… el esfuerzo que se está haciendo aquí para restablecer a Puerto Rico es enorme”, expresó   Pérez.

Complicado rompecabezas

Armar las operaciones de un Gobierno  en medio de una respuesta a un evento catastrófico requiere de múltiples detalles cuya complejidad incrementa en medio de una emergencia como la que vive el país en la que – a tres semanas del impacto- entre el 80% y 90% de la población permanece sin servicio de electricidad y más de un 40% carece de agua potable.

Pérez reconoce la complejidad del escenario que tenía entre sus manos, pero afirma que la experiencia de trabajar en la organización de actividades a gran escala los obliga a tener un plan de contingencia que -sin duda-  les habilitó  el camino a lo que sería la respuesta a los estragos que dejaría María.

“Nuestro equipo de ingeniería  se asegura que todos los equipos vitales del edificio estén funcionando, en óptimas condiciones… eso es un trabajo de mantenimiento preventivo, son los estándares corporativos que tenemos”, destacó Pérez.

Ahí cae  el generador eléctrico, los ascensores, las escaleras eléctricas, el tanque de diésel, la cisterna, los chillers y el sistema de enfriamiento. Cada uno de estos componentes recibe mantenimiento mensualmente, llueva o truene. “Esa es una de las claves para nosotros haber estado listos y poder, a 24 horas, 36 horas de María, servir como sede de operaciones del Gobierno”, sostuvo Pérez.

Aparte de asegurar una estabilidad de los equipos, resultó un reto, además,  habilitar el edificio para que el Gobierno asumiera su rol de forma inmediata. La estructura, dijo, no sufrió daños tras el paso de María, pero sí se  inundó el primer nivel -alfombrado completamente- con unas cuatro pulgadas de agua.

“Esa planificación estaba hecha antes de que entrara el mayor grupo de personas y visitantes al Centro”, señaló.

La falta de comunicación

Entre los detalles que el equipo del CCPR podía controlar  no estaba el hecho de que se perdiera el 100% de la comunicación en el país.

Pero aún así estaban preparados para ese panorama, aseveró Péréz. “Irma fue un drill… ya nosotros teníamos  un plan y dentro de ese plan todo el mundo empezó a llegar… por eso pudimos reaccionar rápido”, describió.

Cada uno de los suplidores o contratistas sabían cuándo tenían que llegar. Aún así los abastos estaban en su máximo nivel.  Tenían alimentos y bebidas suficientes para operar 21 días y alimentar  entre 2,000 y 3,000 personas diariamente. “Es parte de la planificación que hacemos”, sostuvo.

De hecho, es la cocina – “la más grande del Caribe”- el lugar de menor descanso. Allí las labores inician a las 3:00 de la madrugada con la preparación de unos 5,000 desayunos. La misma cantidad de almuerzos y cenas se sirven en el trayecto del día gracias al trabajo de sobre 30 empleados, incluyendo un chef ejecutivo.

“Este servicio que estamos haciendo no es de banquete que es un poco mas fácil de servir… nosotros tenemos ahora mismo cinco punto de ventas que están operando completamente”, dijo.

El tanque de 30,000 galones de diésel también estaba seguro. Para mantener las operaciones del CCPR inalteradas se necesitan unos 5,000 galones de diésel diarios.  Cada cinco o seis días hay que recargar el combustible.

En el caso del servicio del agua en los primeros días dependieron de una cisterna de 125 mil galones.  “Se nos ha hecho mas fácil que, quizás, a otro lugar, porque al ser el Centro de Mando de FEMA tenemos prioridad. Dehecho, ellos nos ha provisto el diésel”,  mencionó.

La agencia también hizo disponible gasolina para los empleados del CCPR que no tenían suficiente combustible para  ir a sus hogares a descansar y regresar a trabajar.

“Eso fue vital para continuar dando los servicios y que no se interrumpieran… su operación no se puede ver interrumpida”, expresó Pérez durante el recorrido por las instalaciones.

Otra área en la que el CCPR recibió refuerzos fue en la conexión inalámbrica de internet. A pesar de que  poseen el servicio,  FEMA trasladó hasta la Isla su propia estructura. De forma similar operó el gobierno estatal, aunque a través de contratistas locales.

Parte de ese equipo –  entre los que hay radares y aparatos satelitales-, permanece en una de las alas de la zona de carga. “Para mí esto es una de las cosas mas impresionantes… aquí uno ve la magnitud de la parte militar de lo que está pasando aquí”, señaló.

-Cuando mire hacia atrás, ¿qué será lo que mas va a recordar?

El orgullo de poder haber sido parte de todo esto, de poder haber tenido unas facilidades listas, en buen estado… En el futuro todos vamos a recordar el Centro como una pieza clave en el restablecimiento de la economía, del Gobierno, del día y día, así que estamos tratando de aportar en facilitar esto de otras maneras”.

SANTA ROSA, Calif. — Nathalie and Michael Internicola had about 15 minutes to grab what they could as the flames roared toward their house, and it wasn’t much: Some clothes, passports, their phones. They are grateful to be alive, they said, but as for what comes next and how and where they might rebuild their lives, they don’t have a clue.

“We’re staying with friends as long as they will have us; then we don’t know,” said Ms. Internicola, 51, whose home in Santa Rosa burned to the ground, along with about 60 others in their neighborhood. “We are desperately looking for a house we can rent, but there’s just nothing available, because there are so many people displaced.”

Though some of the fires in Northern California, the deadliest on record in the state, had been partly contained by Sunday afternoon, others were still raging. At least 35 people have died, and the count is likely to rise as the search for victims continues.

But for people like the Internicolas who escaped in time but lost their homes, the journey is just beginning. And the daunting implications of starting over, multiplied by thousands, are rippling through the state. About 100,000 people have been evacuated from fire zones, and some 5,700 houses and buildings have been destroyed.

Some displaced people likened their path to a gauntlet of fresh blows: real estate prices and rents that were already sky-high before the fires, the complexities of California’s housing, zoning and building regulations, and the environmental problems involved in cleaning up home sites made toxic by the ash from the fire.

Improvisation is the order of the day. Ron Gove called his accountant after his house in Santa Rosa burned down, hoping she would have documents and backup paperwork for his home-based business. She immediately insisted that he move into her guest bedroom, where he has now been staying for a week.

Some people are staying in motels or bunking with friends. Evelyn Gibson, 73, has moved in with her boyfriend. Some people have gone as far as Oakland or San Francisco, upward of 70 miles from Santa Rosa, in search of a place to sleep and a refuge from the fire’s new reality.

FILE PHOTO: First production model of Tesla Model 3 out the assembly line in Fremont, California , U.S. is seen in this undated handout photo from Tesla Motors obtained by Reuters July 10, 2017. Tesla Motors/Handout via REUTERS

DETROIT — The electric-car maker Tesla fired hundreds of workers this week after a series of performance reviews conducted during the biggest expansion in the company’s history.

Tesla said Friday that the dismissals were not out of the ordinary, even though they came as the automaker tries to increase the production of its first mass-market vehicle, the Model 3 sedan.

The company has been criticized for the slow pace of its early production of the new model, which has generated hundreds of thousands of deposits from prospective buyers.

Tesla built about 25,000 vehicles in the three months that ended Sept. 30, but only 260 of those were Model 3s — considerably fewer than the 1,500 it had projected. The automaker has attributed the low production rate of the new car to unexpected bottlenecks in its manufacturing system.

Tesla’s chief executive, Elon Musk, has set aggressive targets for the expansion of its plant in Fremont, Calif., including increasing annual production volume to 500,000 vehicles from 100,000.

 But the firings, which were first reported by The Mercury News, of San Jose, Calif., could indicate that personnel problems have contributed to the early troubles in manufacturing the Model 3.

Tesla said in a statement that it regularly conducts annual performance reviews that often result in promotions or bonuses, as well as dismissals.

“As with any company, especially one of over 33,000 employees, performance reviews also occasionally result in employee departures,” the company said. “Tesla is continuing to grow and hire new employees around the world.”

Although Tesla confirmed the dismissals, it did not reveal the exact number of employees who were fired after the reviews.

The introduction of the Model 3 is considered a critical turning point in Tesla’s long-term growth plans. Although the company has steadily built a market for its Model S luxury sedan and Model X sport utility vehicle, the Model 3 is expected to broaden its sales considerably.

With a sticker price starting about $35,000, the new car is designed to compete with many mainstream, gasoline-powered sedans, as well as electric vehicles produced by much larger automakers such as General Motors and Nissan.

A Tesla representative said that the recent dismissals would not have an effect on Model 3 production, and that a “vast majority” of the vacant positions would be filled with new hires.

The overall attrition rate of employees will be about the same as last year, the company said.

Mr. Musk has described the introduction of the Model 3 as “production hell.” But Tesla said in its recent third-quarter production report that it was capable of resolving the issues that had stalled the Model 3. “We understand what needs to be fixed,” the company said.

By Bill Vlasic

STAY CONNECTED

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com